A través de un acuerdo con el Banco de Alimentos, identificamos los comedores más necesitados de las distintas zonas, y son ellos quienes a través de un representante pasan a retirar diariamente una variedad de panes, facturas, tartas, empanadas, pizzas y otros productos elaborados en las panaderías que forman parte de nuestro sistema.